Dieta Mediterránea: la más saludable del mundo

Dieta Mediterránea: la más saludable del mundo

La dieta mediterránea está considerada por todos los nutricionistas como el sistema alimentario más saludable del mundo. Es el que aporta los mayores beneficios para tu salud, especialmente indicado para prevenir las enfermedades del corazón. El aceite de oliva es el alimento principal de la dieta mediterránea, aunque no el único. Pero es que además de ser el más saludable es el que te va a permitir disfrutar del placer de comer.

¿Cómo aprovechar los valores de la dieta mediterránea?

La Fundación Dieta Mediterránea ha establecido un decálogo para que te aproveches de todos los beneficios de la dieta mediterránea. Este decálogo consiste en:

  1. Utilizar el aceite de oliva como grasa principal sustituyendo a otras grasas como la mantequilla.
  2. Consumir alimentos de origen vegetal como frutas, verduras, legumbres y frutos secos.
  3. Comer pan, sobre todo pan integral y cereales, en especial pasta y arroz.
  4. Los alimentos frescos y siempre de temporada son los más indicados.
  5. Consumir productos lácteos, principalmente yogur y quesos.
  6. Moderar el consumo de carnes rojas. Moderar también el consumo de carnes procesadas y utilizarlas sólo para bocadillos o como ingredientes de otros platos.
  7. Consumir pescado en abundancia. Los huevos, con moderación.
  8. El postre habitual ha de ser la fruta fresca y de temporada. Sólo se deberían ingerir pasteles y dulces de manera ocasional.
  9. El agua es la bebida principal. Se ha de consumir vino con moderación y durante las comidas.
  10. Realizar actividad física todos los días. Es igual de importante como mantener una dieta equilibrada.

Los beneficios de seguir la dieta mediterránea

El ajetreado ritmo de vida al que todos estamos sometidos nos aleja de la dieta mediterránea. No le dedicamos suficiente tiempo a pesar de todos sus beneficios. Los especialistas en nutrición aconsejan volver a este sistema alimentario por muchas razones que benefician a tu salud. Como por ejemplo:

1.      Reduce la obesidad y las enfermedades del corazón

Seguir la dieta mediterránea consigue que se reduzcan los niveles de colesterol malo en la sangre así como los triglicéridos por lo que ayuda a prevenir todos los episodios que afectan al corazón.

Este modelo alimenticio, gracias a su bajo aporte calórico reduce el índice de obesidad entre la población. Esto es realmente importante en una época en que los índices de esta enfermedad crónica están subiendo alarmantemente, y mucho más si nos fijamos en la población infantil.

Si quieres conocer la realidad sobre la obesidad y el sobrepeso en España puedes leer este artículo publicado en El Mundo.

2.      Previene la diabetes

Es el mejor aliado que puedes encontrar contra la diabetes. La dieta mediterránea es muy rica en hidratos de carbono que, unido al consumo del aceite de oliva, reduce los niveles de azúcar en sangre. Es una dieta muy rica en antioxidantes por la cantidad de vitaminas que aportar y también es muy rica en polifenoles, sobre todo los que proceden del aceite de oliva. Tanto antioxidantes como polifenoles retrasan el envejecimiento de las células del cuerpo.

3.      Contra el cáncer de mama y de colon

Seguir la dieta mediterránea es también una magnífica manera de luchar y prevenir el cáncer de mama y de colón, dos de los que más incidencia tienen entre la  población. Ello es consecuencia sobre todo debido al consumo del aceite de oliva y de las grasas omega 3. Tanto el aceite de oliva como las grasas omega 3 son capaces de regular el organismo humano y eliminar toxinas y residuos.

4.      Favorece el tránsito intestinal

Ello es debido al consumo de fibra que procede de las frutas y verduras de las legumbres.

5.      Favorece el medio ambiente

Según una noticia publicada por el Heraldo de Aragón, seguir la dieta mediterránea significaría hacerle un gran favor al medio ambiente puesto que se reducirían las emisiones de gases que están provocando el efecto invernadero. Estas emisiones se reducirían hasta en un 72 por ciento. En este enlace tienes la noticia completa.

Estudios recientes indican que el consumo moderado de alcohol, en especial vino, es también capaz de reducir enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, también te hemos de advertir que su consumo excesivo puede provocar otros tipos de cáncer y de enfermedades.

Los primeros estudios nutricionales sobre la dieta mediterránea se realizaron en Grecia. Una vez concluidos se observó una menor incidencia de arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares y enfermedades degenerativas mucho menor a la media entre la población que seguía este modelo alimenticio. También se detectó una mayor esperanza de vida.

Posteriormente, todos estos datos fueron corroborados por el famoso informe de Ancel Keys llamado “Estudio de los siete países”. Un estudio elaborado en  países no mediterráneos como Estados Unidos, Finlandia, Holanda o Japón y tres mediterráneos como Italia, Grecia y Yugoslavia. Si estás interesado en las conclusiones de este informe, clica en este enlace.

La dieta mediterránea, una herencia cultural

Ya hemos visto lo importante que es seguir la dieta mediterránea para tu salud. Tiene consecuencias muy positivas. Pero este modelo alimenticio es algo más. Es un legado cultural que proviene de nuestros antepasados, de las antiguas culturas griega y romana. Ellos ya conocían la importancia de seguir una dieta basada en aceite de oliva, vino, cereales y legumbres.

Realmente se trata de un estilo de vida que no sólo hace referencia a cómo cocinar sino también conocer miles de recetas e incluso cómo celebrar las tradiciones de los países mediterráneos.

La dieta mediterránea está muy asociada a movimiento de reciente aparición como Slow Food, en contraposición con la Fast Food, que tan mal ha hecho a nuestros hábitos alimentarios, sobre todo entre la gente joven. Slow Food promueve volver a disfrutar de los sabores de los alimentos naturales

En definitiva, la dieta mediterránea es el modelo alimenticio más saludable del mundo, reconocido por muchos especialistas en nutrición. Su eje es el aceite de oliva, junto con los cereales y las legumbres. Promueve el consumo de pescado y la moderación en las carnes rojas junto a una actividad física diaria. Si sigues estos consejos no cabe ninguna duda de que tu salud lo va a agradecer.

¿Sigues la dieta mediterránea? ¿Tú también consideras que es la alimentación más saludable del mundo? Cuéntanoslo en los comentarios.

Y si te ha gustado este post, ¿crees que merece la pena ser compartido entre tus familiares y amigos?

 

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de