Lasaña vegana de verduras casera

Lasaña vegana de verduras casera

Esta lasaña vegana de verduras casera no es complicada pero sí que lleva cierto “trabajo”.

Para agilizar su preparación lo mejor es que dispongas de dos sartenes y un caldero y sus correspondientes fuegos.

Digamos que este plato es algo “entretenido” pero ya verás como el resultado merece la pena. Habrás convertido tu cocina en una pizzería de prestigio en cuanto acabes.

Lo único que hay que tener en consideración es hacer bastante bechamel para que así puedas cubrir todas las capas de lasaña.

Además, te aconsejamos que la primera capa sea de bechamel para que todo el conjunto resulte mucho más sabroso.

Y ya sin más, te vamos a dar los ingredientes y la manera de elaborarlo.

Ingredientes

  • 12 láminas de pasta de espinacas
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento rojo
  • 1 calabacín
  • 6 champiñones
  • 1 zanahoria
  • Salsa de tomate
  • Medio litro de caldo de verduras
  • Harina de trigo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Modo de elaboración

  1. Coge la primera sartén. Aquí vas a poner un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra y vas a dorar la cebolla que ya debes tener bien picada en trozos pequeños. Cuando ya esté dorada, en esta misma sartén le pones el pimiento rojo también picado, la zanahoria en rodajas finas, el calabacín y los champiñones. Deja pasar 2 ó 3 minutos y añade el tomate. Vuelve a dejar pasar 5 minutos y retira esta sartén del fuego.
  2. Vamos a por la segunda sartén. Aquí hay que poner el caldo de verduras para poder hacer una buena bechamel vegana. En principio con el medio litro que te hemos dicho debe haber suficiente pero si lo consideras oportuno puedes añadir un poco más. Cuando tengas el caldo caliente añade la harina hasta que se espese. Cuando esté espeso, apaga el fuego.
  3. Ahora, a por el caldero. Cógelo y caliente agua hasta que hierva. Toma un recipiente plano y pon el agua. A continuación pon las láminas de pasta de espinacas. Deja que se ablanden un poco.
  4. Ahora toma el recipiente para el horno. Coloca una capa de salsa de tomate, una capa de bechamel y una lámina de pasta para espinacas. Tendrás que hacer esta acción hasta que no te queda salsa de tomate. La última capa que sea de bechamel vegana.
  5. Una vez hayas acabado de rellenar las capas sólo se trata de colocar ese recipiente en el horno 15 minutos. La temperatura del horno ha de estar a 180 grados. Ahora bien. Mejor ir comprobando que se está cociendo como Dios manda porque depende mucho del tipo de horno.
  6. Sólo te queda sacarlo del horno y servirla.

 

Foto de Comida creado por lifeforstock – www.freepik.es

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de