Sopa francesa de cebolla con alga kombu

Sopa francesa de cebolla con alga kombu

Esta sopa francesa de cebolla tiene un toque muy exótico gracias al alga kombu que, además de un buen aroma tiene muchas propiedades beneficiosas y es ampliamente utilizada en los menús veganos. Destaca por ser rica en fibra, vitaminas y minerales.

La receta también incluye shoyu, la primera salsa de soja que se consumió en Occidente, con un sabor menos intenso que las otras salsas a causa de la menor presencia de soja y sal.

Ingredientes

  • 6 cebollas grandes, cortadas a medias lunas muy finas
  • 1 trozo de alga kombu
  • 1,5 litros de agua
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Shoyu
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 4 rebanadas de pan
  • Perejil picado
  • 3 pastillas de mochi (El mochi es un pastel japonés hecho de mochigome, un pequeño grano de arroz glutinoso. El arroz se machaca hasta convertirlo en una pasta y se moldea con la forma deseada)

Modo de elaboración

  1. Calienta una olla con un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  2. Cuece las cebollas con un poco de sal hasta que queden transparentes.
  3. Tapa la olla, baja el fuego y deja las cebollas como mínimo 40 minutos. Las cebollas tienen que tener una consistencia muy blanda. Si se te quedan sin líquido y se te enganchan a la paella añade un poco de agua
  4. Cuando estén cocidas las cebollas añade el agua con el alga kombu.
  5. Sube el fuego. Cuando esté hirviendo redúcelo a fuego lento y que continúe la cocción durante 20 minutos más. Se ha de conseguir que el agua coja el gusto de las cebollas cocidas.
  6. Saca el alga kombu y rectifica el sabor a tu gusto con un poco de shoyu y un poco de pimienta negra.
  7. Raya ahora el miochi y añádelo por encima de la sopa
  8. En otra paella fríe el pan y el ajo hasta que queden muy crujientes
  9. Pon el pan y el ajo sobre una servilleta para eliminar el aceite de oliva virgen extra que les quede
  10. Y por último sirve la sopa con el pan por encima y un poco de perejil picado

Y esto es todo. Como has podido ver no es una receta muy complicada pero sí requiere algo de tiempo sobre todo porque es necesario acertar con la textura de las cebollas.

En cuanto la hagas, además de ser muy nutritiva, notarás ese toque oriental que le proporciona tanto el alga kombu como el shoyu.

Un sabor al que seguramente no estás acostumbrado pero que estamos convencidos de que te va a encantar.

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de