El arte de varear – Consejos para realizar el vareo del olivo adecuadamente

El arte de varear – Consejos para realizar el vareo del olivo adecuadamente

 

En este post vamos a  hablar largo y tendido sobre el vareo del olivo y cómo se ha de hacer adecuadamente para no dañar lo más mínimo a los árboles y por supuesto no poner en peligro las ramas o lo que comúnmente llamamos “muestras” zona de crecimiento del árbol donde se alojará el fruto para la próxima cosecha.

El vareo del olivo es una técnica ancestral que ha sido utilizada por los agricultores durante siglos. Podríamos definirla como una especie de “peinado” del árbol con el objetivo de que las aceitunas vayan cayendo en las mantas que se colocan a sus pies.

No es necesario indicar que esta técnica ha sido sustituida por máquinas o vareadores eléctricos que algunas incluso cuentan con una especie de paraguas invertido accionado mediante vibración al tronco, evitando así que la aceituna impacte contra el suelo y que ningún operario pueda quebrar el fruto mientras éste se recoge del árbol. Este tipo de recogida es evidentemente mucho mejor, en primer lugar porque si las aceitunas se pisan inmediatamente comienza su oxidación y segundo porque reduce considerablemente los costes de recolección al avanzar más rápido, todo esto al final redunda en la calidad del aceite de oliva virgen extra.

En Masía El Altet utilizamos esta nueva tecnología para recoger las aceitunas. Como hemos dicho, es parte esencial hacerlo así para asegurar la calidad de este alimento, un alimento, no nos olvidemos que constituye la base de la saludable Dieta Mediterránea.

Pero ahí donde no entran en juego las máquinas es donde se hace necesario el vareo del olivo. Y para no dañar las ramas del árbol se ha de realizar siguiendo ciertas precauciones.

El 15% de la plantación en la finca se recolecta vareando, debido a que el tractor no puede entrar ya que los árboles se encuentran en plena falda de la Sierra de Mariola.

Las técnicas para el vareo del olivo

El vareo del olivo no es una tarea en la que se necesite fuerza. Más bien nuestro aliado será la maña. También es importante tener una vara que se adapte a las condiciones físicas de cada individuo. De esta manera se podrá manejar con eficacia.

Una persona alta deberá contar con una vara corta; una persona bajita deberá hacerse con una vara alta para que al varear pueda tener el control de la vara. Teniendo una vara adecuada a las condiciones físicas de cada persona podremos introducirnos en todos los rincones del árbol y llegar allá donde deseemos.

Se trata de ir dando vueltas alrededor del árbol e ir vareando las ramas en las que hemos observado que han quedado aceitunas. Pero hay que hacerlo de una manera rápida o de lo contrario el trabajo no sería rentable, sobre todo cuando estamos hablando de grandes extensiones.

No pasa nada y tampoco tienes que preocuparte si ves que dejas algunas aceitunas en el árbol. Después del vareo es prácticamente imposible no dejar los olivos con alguna aceitunita. Tampoco es preciso que vayas a por todas ellas puesto que el tiempo que tardarías en hacerlo haría improductiva la tarea.

Fuerza precisa para el vareo del olivo

Al árbol no hay que darle ni con mucha fuerza –lo que podría dañar las ramas- ni con mucha suavidad –con lo que no conseguiríamos derribar el fruto-. Así que hay que darle con la fuerza precisa. Desde luego que para los no iniciados puede ser algo complicado conocer el grado de fuerza que se ha de aplicar. Pero esta es una cuestión que se aprende en un breve período de tiempo.

La fuerza con la que se golpea a los árboles va variando dependiendo del grosor de las ramas. En las ramas más grandes aplicaremos más fuerza que en las ramas más finas. Pero hay que tener cuidado con no quebrar nunca las ramas donde se encuentran as movidas.

La importancia de la orientación en el vareo del olivo

Estamos peinando el árbol. Incluso podríamos decir que estamos ante una variedad de poda natural, las ramas y hojas secas caerán. Tenemos que procurar que las aceitunas caigan de manera lateral, oblicua. Si el golpe es frontal corremos el riesgo de romper muchas ramas.

La dificultad del vareo del olivo según la variedad de aceituna

También es cierto que existen variedades de aceituna que son más difíciles de varear que otras. Entre las más complicadas están la Arbequina y la Blanqueta.

Ello es debido a que estas variedades de aceituna con un menor porte, están formadas con una menor separación entre rama y rama, lo que impide deslizar la vara completamente.

Otras como la Picual, Hojiblanca o Genovesa de mayor envergadura y disponer de mayor espacio rama-rama hace que el vareo sea todo un placer, escuchar las aceitunas caer a la red es una gozada.

En definitiva. Para hacer el vareo del olivo como es debido hay que seguir una serie de técnicas que hemos contado a lo largo de este post.

Es un trabajo manual que en Masía El Altet realizamos en aquellos lugares donde las máquinas no llegan.

En esta tarea es mucho más importante la maña que la fuerza. Todo el mundo puede realizarla si cuenta con la vara adecuada para poder golpear con precisión en el sitio justo.

Y es muy importante conocer donde se golpea para no dañar las ramas ni las movidas para no poner en peligro la próxima cosecha. Cuidar la aceituna, mimarla, es el primer paso para conseguir un aceite de oliva virgen extra de gran calidad. Por supuesto que también tendremos en cuenta su transporte. Cuantas menos horas pasen desde que son recogidas hasta la almazara, mucho mejor.

¿Cómo realizas tú el vareo del olivo? ¿Añadirías algún consejo a todo lo que te hemos contado en este post? Si quieres añadir algo hazlo en la sección de comentarios.

¿Te ha gustado este post? ¿Te ha sido útil? Si tu respuesta es que sí no dudes en compartirlo con tus familiares y amigos. Nosotros estaríamos encantados de que lo hicieras.

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de