Crema de brócoli con semillas de calabaza

Crema de brócoli con semillas de calabaza

Hay que ver el partido que se le pueden sacar a un montón de verduras con esta crema de brócoli con semillas de calabaza.

Verduras y especias que harán que vibren tus pupilas gustativas. No hace falta que te digamos que te estamos proponiendo una comida súper sana y súper sabrosa.

Un plato que entra de lleno dentro de la Dieta Mediterránea. Esa dieta considerada por todos los nutricionistas como el modelo más sano del mundo y que tiene en el eje de la pirámide al aceite de oliva.

Para cualquier ocasión te recomendamos este plato que vamos a explicarte ya.

Ingredientes (4 personas)

  • 400 gramos de brócoli
  • 120 gramos de calabacín
  • 50 gramos de cebolletas
  • 70 gramos de puerros
  • 1 diente de ajo
  • 100 mililitros de vino blanco
  • 200 mililitros de leche de almendra
  • 2 gramos de comino molido
  • 1 gramo de tomillo
  • 5 gramos de perejil
  • 1 gramo de pimienta negra
  • 40 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 80 gramos de semillas de calabaza
  • Agua
  • Sal

Modo de elaboración

  1. Corta las flores del brócoli. Te aconsejamos que reserves el tallo porque con él podrás hacer un buen caldo.
  2. Lava con abundante agua todas las verduras.
  3. Es el momento de que trocees el calabacín y piques las cebolletas, el puerro y el diente de ajo.
  4. Ahora calienta dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una olla y pocha las cebolletas con el ajo entre tres y cuatro minutos.
  5. Añade el puerro y cocina unos minutos más hasta que veas que se torna transparente.
  6. Incorpora el calabacín y remuévelo todo bien.
  7. Deja pasar cinco minutos y añades el brócoli, salpimienta y sazona con el comino y el tomillo a tu gusto.
  8. Añade el vino, deja que se evapore todo el alcohol y cúbrelo con agua o bien con caldo.
  9. Llévalo todo a ebullición.
  10. Cuando ya esté todo hirviendo tápalo todo y deja cocer a fuego medio hasta que notes que todas las verduras estén muy tiernas.
  11. Coge ahora una batidora y tritúralo todo hasta que dejes una textura cremosa y homogénea,
  12. No hemos acabado. Es el momento de añadir la leche de almendras, ajustando la cantidad según la textura que a ti más te guste y las semillas de calabaza.
  13. A la hora de servir, nosotros te aconsejamos que añadas un poco de leche extra en cada ración y lo adornas con perejil fresco.

Con esta preparación y con las especies que te hemos indicado estamos seguros de que incluso los niños van a querer comer verduras. Ya sabes que son bastantes reacios y la mejor manera de que las coman es haciéndolas atractivas. Este plato es muy atractivo, ¿no crees? Haz tu propia crema de calabacín y ya nos cuentas el resultado.

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de